Origen del apellido ALCALÁ y significado del apellido ALCALÁ:

Apellido de origen toponímico, frecuente y repartido por España, si bien se registra sobre todo en Andalucía, Castilla-La Mancha, Madrid y Barcelona, procedente del topónimo Alcalá, nombre de numerosas poblaciones españolas, del árabe -qulai ´at -, “castillo”, “fuerte”. Hubo, por tanto, distintas casas solares de este apellido, no emparentadas entre sí, siendo muy antiguas las que se originaron en Aragón, donde los Alcalá fueron “ricoshombres de mesnada”, y cuyos descendientes se extendieron, con la Reconquista, a otras regiones de España. Por los años de 1137, en el reinado de Don Ramiro II de Aragón, vivía Galín Jiménez de Alcalá, caballero muy notable. En los últimos tiempos de la Reina de Aragón Doña Petronila, por los años de 1160, florecieron Dodón de Alcalá y Pedro de Alcalá. Sus sucesores pasaron a Valencia, Castilla, Murcia, Andalucía y Sicilia. En el antiguo Reino de Valencia se asentaron en Sogorb (1258-1312), Olocau del Rei (1271), Onda (1310-1322, Altea (1381), etc. Una familia que se estableció en Andalucía se llamó Alcalá Galiano, contando entre sus miembros al célebre marino Dionisio Alcalá Galiano, y a Emilio Alcalá Galiano y Valencia, III Conde de Casa Valencia. En Andalucía en 1499, el franciscano Pedro de Alcalá recibió el encargo del Arzobispo de Granada, Hernando de Talavera, de evangelizar a los mudéjares andaluces. Probaron los Alcalá su nobleza ante las Reales Chancillería de Valladolid y de Granada, así como para su ingreso en las órdenes militares. Galín Jiménez de Alcalá fue caballero muy notable en Aragón por los años de l l40, reinando D. Ramiro II. Años más tarde y ya en tiempos de la reina de Aragón, Petronila, hija del anterior rey y esposa del Conde de Cataluña, Ramón, (hacia los años 1.160) se hicieron notar por su notoriedad otros dos caballeros del apellido Alcalá, Odón de Alcalá y Pedro de Alcalá. Muchos debieron ser los servicios prestados a la Corona dado que fueron colmados de honores, sobre todo el último, Pedro de Alcalá que adquiriera gran notoriedad durante el reinado de Alfonso II de Aragón, hasta el punto que fue designado por el propio Monarca para asistir a las Cortes que se celebraron en Zaragoza a comienzos de su reinado. Un hijo del anterior, Guillén de Alcalá siguió las huellas de su padre en cuanto a hidalguía se refiere, llegando a ser Señor de Quinto. Uno de los primeros lugares donde se estableció una rama del linaje, fue en la villa de Madrid. Uno de los doce primeros Regidores que nomb