Origen del apellido ÁLAVA y significado del apellido ÁLAVA:

El origen de este linaje se remonta a tiempos del Rey don Sancho de Navarra. Lope Iñiguez, Ricohombre del citado Monarca y Señor de Llodio, Mendoza y Alaba, casó con doña Teresa Ximénez (hija de Ximeno Iñiguez, Señor de Cameros, y de doña María González de Lara). De esa unión nacieron tres hijos: Iñigo López, Señor de Llodio; Gonzalo López, Señor de Mendoza, y Lope López, Señor de Alava y fundador de la casa de este apellido. Radicó la casa solar de Alaba en el lugar de Gamarra Mayor, del Ayuntamiento y partido judicial de Vitoria, y era una casa torre de piedra con sus saeteras, separada de las demás «como un tiro de piedra », según frase de los vecinos del lugar. De una línea, cuya sucesión directa se remonta hasta el siglo XV, procedieron: Diego de Alava Tenorio y Andrés Arista de Alava Tenorio, los cuales trasladaron su residencia a la villa de Laguna de Cameros (Rioja), donde tuvieron que probar su nobleza, obteniendo sentencia confirmatoria de la Real Chancillería de Valladolid, el 15 de Octubre de 1549. De la misma línea fue Pedro de Alava y Mora, que litigó su nobleza con los lugares de Antezana de la Rivera, Manzanos y Leciñana, ganando también ejecutoria de hidalguía en la misma Chancillería, el 8 de Mayo de 1570. Los sucesores de Pedro Martínez de Alava, Continuo de los Reyes Católicos y fundador en 1555 del mayorazgo con la casa de la calle de la Zapatería, en Vitoria, entroncaron con otras nobles casas que ostentaron los títulos de Duques de Ciudad-Real, Príncipes de Esquilache, Condes de Simari y Mayalde, Ablitas y Crecente, Marqueses de Villalba de los Llanos, Vizcondes de Val-de-Erro y Barones de Ezpeleta. Carlos de Alava fundó en Vitoria, en 1604, el convento de San Antonio, y estuvo casado con doña María Vélez Ladrón de Guevara, Condesa de Tripiana. Otra casa de Alaba radicó en el lugar de Quejana, del Ayuntamiento de Ayala y partido judicial de Amurrio, y de ella fueron Agustín Félix y Ramón de Alava y Allende, vecinos de Potosí y de Buenos Aires, que el 10 de Abril de 1806 ganaron Real provisión de hidalguía en la Chancillería de Valladolid. Pasaron los Alava a Navarra, y en la ciudad de Tudela entroncaron con los Fúnes. En 1561, la Real Audiencia de Pamplona les reconoció como nobles. Otra casa navarra de este apellido hubo en la villa de Losarcos, del partido judicial de Estella, y de ella procedieron: Juan Esteban de Alava, natural de la ciudad de Viana y residente en Lima (Perú), y sus hermanas Josefa y María de Alava; José de Alava