Origen del apellido AYOS y significado del apellido AYOS:

Los de Cambados, con sucesión en Colombia Todos los datos que vamos a dar están tomados casi exclusivamente del expediente n.º 780 de la Orden de Santiago para el ingreso como caballero santiaguista de D. Juan de Blas Collazo y Seijas, natural de la villa de Santo Tomé do Mar, que hoy forma parte de Cambados. Pudiéramos afirmar que se trata de una página interesantísima de la historia de esta blasonada villa, habiendo sido citados como testigos una porción de personajes, representativos de la nobleza local, con los cuales hemos de tropezar necesariamente en los respectivos apellidos aquí tratados. Así, por ejemplo, uno de ellos es D. José Benito Abraldes, regidor y jefe de armas y vecino de Cambados; otro es D. Miguel Fariñas, procurador general de la villa de Santo Tomé do Mar; como cuarto testigo nos sale al encuentro D. Benito Mariño, teniente de Milicias provinciales de Pontevedra y vecino de Cambados; es el quinto, D. Benito Bazán, de Mendoza, cura de Tremoedo; el sexto, D. Mauro Bazán de Mendoza, que hace gala de sus conocimientos genealógicos locales y muestra ser el hombre culto y de letras, acaso la primera figura de Cambados en su tiempo, etc. Eran estos AYOS descendientes de los señores del coto de Ayos, "tierra de Lanzada". El diccionario de Madoz (que también escribe Ayos) puntualiza que se trata de un lugar de la feligresía de San Esteban de Noalla, en el ayuntamiento de Sangenjo, en la provincia de Pontevedra. Datos que coinciden perfectamente con los existentes, pero confusos, del expediente que nos ocupa. Descendían, los de Santo Tomé do Mar, de D. Alvaro de Ayos, que fue el primero que se avecindó en aquel puerto, muy cercano pariente de D. Pedro Enríquez Sotomayor, de quien era escudero. En una declaración de nobleza, citada en el expediente, que guardaba en su archivo el marqués de Montesacro, con fecha de 10-III-1530, D. Alvaro de Ayos afirmaba que el "coto de Ayos, terra de Lanzada... foi dos meus cuartos abós"; que sus antepasados habían sido escudeiros e lanceiros de Pedro Madruga; que habían gastado sus bienes en servicio del Rey, para lo cual se habían visto obligados a enajenar sus posesiones; que había pasado a Santo Tomé como pariente de los Sotomayor, puesto que ésta había recaído en el señorío de Suero Gómez de Souto Mayor, que era cuarto nieto de Pedro Madruga. Con los muchos datos positivos de nobleza que se citan en el expediente no es extraño que D. Blas Antonio de Ayos pudiera haber, no sólo conseguido