Origen del apellido ANGLESOLA y significado del apellido ANGLESOLA:

Todas las historias catalanas alaban la calidad de este antiguo linaje, que dicen procede de Bernardo de Anglesola, uno de los nueve caballeros que vinieron de Francia con Otger Catalón a la reconquista de Cataluña. Gaspar de Escolano refiere acerca de este apellido lo siguiente: «La casa de los Anglesola tiene su solar conocido en la veguería y ducado de Montblanch, en Cataluña, y hay de este apellido tres baronías en ella, que son: la baronía de Anglesola de Belpuig de la Honor, la bazonía de la villa de Anglesola y la baronía de Anglesola de Miralcamp. De los caballeros de este linaje, Guillén de Anglesola sirvió al conde don Ramón Berenguer, de Barcelona, en la jornada de Almería; Galcerán de Anglesola, al rey don Pedro II de Aragón, en la batalla de las Navas de Tolosa contra el moro Miramamolín, de Marruecos; Guillén de Anglesola, al rey don Pedro III en las guerras de Africa y Sicilia, y el desafío con el rey Carlos de Anjou, en la ciudad de Burdeos. Fue el dicho Guillén uno de los ciento escogidos juntamente con Bernardo de Anglesola, Galcerán de Anglesola, Ramoneto de Anglesola y Ramón de Anglesola. Guillén y Berenguer sirvieron al rey don Alonso, su hijo, en la guerra contra Mallorca y Cerdeña; Galcerán de Anglesola, al rey don Jaime II, en la del reino de Murcia, el año l 306; Guillén de Anglesola, al mismo rey, en la jornada de Almería, contra el rey moro de Granada, en el de mil trescientos veintitrés, y al infante don Alonso en la empresa de Cerdeña. En el de mil trescientos veinte y seis, el Guillén de Anglesola fue enviado con embajada al rey don Fadrique de Sicilia.» «Galcerán de Anglesola, señor de Belpuig, tuvo el cargo de mayordomo en la casa del rey don Pedro IV, de Aragón, y le sirvió de embajador en la corte del rey de Francia, en el año de mil trescientos cuarenta y siete. En la guerra que hizo el rey don Jaime de Malloca, hasta quitarle la ciudad y reino, le sirvieron don Galbán y don Ramón de Anglesola, y no menos en la entrada de los condados de Rosellón y Cerdeña, que también era el rey de Mallorca. En la segunda entrada que hizo el mismo rey en los dichos condados, dicen las historias, que la vanguardia llevaban los almugábares de Valencia, y la retaguardia el don Ramón, Antes de los años de mil trescientos y cincuenta, Mateo Mercer, de Valencia, y el don Galcerán de Anglesola, fueron con embajada al rey don Pedro de Sicilia para tratar casamiento de la infanta doña Leonor, su hija, con el rey don Pedro