Origen del apellido ALZARRIAGA y significado del apellido ALZARRIAGA:

Dice Zazo que la casa más antigua de Arriaga se creó en Navarra en tiempos del Rey don García el Noble que ganó la villa de Tafalla y fundó el palacio y castillo de Arriaga, cuyo nombre tomaron sus poseedores por apellido. Caballeros de este solar pasaron a Aragón y fueron Ricohombres en tiempos de don Jaime I el Conquistador. Otras casas navarras de Arriaga hubo en el lugar de Ustarroz, del Valle del Roncal y partido judicial de Aoiz, y en la villa de Vera de Bidasoa, del partido judicial de Pamplona. La casa solariega de Arriaga, sita en el poblado de Alza, de la jurisdicción de San Sebastián, llamada también Alzarriaga, es, en frase del gran genealogista Lizaso, «una de las antiguas pobladoras y originarias de la provincia de Guipúzcoa, e interesada en todos los decoros de ella y se conserva y permanece en su antigua calidad.» Ha dado origen a bravos y peritísimos marinos de la Real Armada. Entroncó con los Adúriz, Arrieta, Bengochea, Berástegui, Illarradi, Muniort y otros nobles linajes. En Vizcaya hubo casas de Arriaga en las villas de Abadiano y Bérriz, del partido judicial de Durango. Según muchos autores, esta casa de Abadiano fue la cuna primera de todos los Arriaga. Otras casas, también vizcaínas, hubo en las villas de Rigoitia y de Lequeitio, del partido judicial de Guernica; pero estas casas dimanaron, según afirma Labayru, de la matriz de Lezama, en Álava. Una línea de los Arriaga de Lequeitio se estableció en Azpéitia (Guipúzcoa). Otras casas hubo en la villa de Lezama (como se ha indicado) del partido judicial de Amurrio, en esta última villa, y en la ciudad de Vitoria, todo en Álava. Este apellido se extendió por la Rioja, Burgos, Cádiz, Madrid y Oviedo. En el transcurso de los tiempos obtuvo varios títulos nobiliarios, entre los que recordamos los de Duques de Roqueda, en 1653; Marqueses de Navarrete, para los primogénitos de la casa en 1689; y de Parisani, en 1776; Condes de Santotomé, en 1648; de Torrepequeña, en 1695, y Vizconde de Olivarejos en 16 de Febrero de 1703. Fue la primera Duquesa de Roqueda doña María de Arriaga y Gambacorta, hija única de Blas de Arriaga y Aguirre, Caballero de la Orden de Malta, y tía paterna de Lope Manuel de Arriaga y Aldarazábal, Caballero de la Orden de Calatrava.